Menú

Qué es el Crapware y cómo podemos bloquearlo

Son muchas las amenazas en forma de malware que pueden afectar a nuestros dispositivos. Por suerte también son muchas las soluciones que tenemos disponibles para protegernos. Mantener la seguridad y privacidad son aspectos fundamentales para los usuarios. Uno de estos programas y herramientas de seguridad que podemos encontrar es Windows Defender.

Qué es el Crapware

Se trata de una variedad de malware, aunque por muchos no es considerado como tal, que se instala junto a muchas variedades de software. Son adiciones, aplicaciones que se incluyen, cuando instalamos un programa, por ejemplo. Esto en ocasiones viene de forma oculta y suelen ser pruebas gratuitas. El problema es que puede afectar seriamente al buen funcionamiento de nuestro equipo. Puede llegar a ralentizarlo, incluir adware, rastrear nuestra navegación, etc. Este tipo de software puede incluir barras de herramientas en el navegador, programas para conocer la meteorología, etc. Seguro que en alguna ocasión nos hemos topado con algo así.

Cómo bloquear el Crapware con Windows Defender

Para bloquear el crapware desde Windows Defender lo primero que tenemos que hacer es habilitar esta configuración. Para ello hay que entrar en Windows PowerShell con permisos de administrador. Pulsamos la tecla Windows + X y accedemos a Windows PowerShell (Administrador).

Una vez abierto, pegamos el comando Set-MpPreference -PUAProtection 1. Cuando lo ejecutemos, el bloqueador de Crapware en Windows Defender estará activado.

Si queremos revertir la situación y volver a desactivarlo, es muy sencillo. Para ello simplemente volvemos a iniciar el mismo proceso y acceder a Windows PowerShell, pero esta vez cambiamos el valor del comando: Set-MpPreference -PUAProtection 0. Ponemos un “0” en vez de un “1”.

Si vemos un “1” es que el bloqueador de crapware de Windows Defender está activo. Si por el contrario vemos un “0”, esto quiere decir que no está activa la protección frente a esta amenaza.

De esta manera podremos hacer que nuestro sistema Windows sea un poco más seguro. Es una opción interesante para protegernos del crapware y evitar que software que no queremos acabe instalado en nuestro equipo.