Menú

Es hora de usar SSD en tus equipos antiguos

Los discos SSD están bajando de precio y están mas baratos que nunca

Una memoria de estado sólido es un dispositivo de almacenamiento secundario hecho con componentes electrónicos en estado sólido pensado para utilizarse en equipos informáticos en sustitución de una unidad de disco duro convencional, como memoria auxiliar o para crear unidades híbridas compuestas por SSD y disco duro.

Consta de una memoria no volátil, en vez de los platos giratorios y cabezal de las unidades de disco duro convencionales. Al no tener piezas móviles, una unidad de estado sólido reduce drásticamente el tiempo de búsqueda, latencia y otros, diferenciándose así de los discos duros magnéticos.

Al ser inmune a las vibraciones externas, es especialmente apto para vehículos, computadoras portátiles, etcétera.

Historia de los disco de estado solido (SSD)

De discos de estado sólido (SSD) llevamos aproximadamente desde que Apple comenzara a ofrecerlos como opción en el MacBook Air de 2008, convirtiéndose así en el primero de todos los “Ultrabooks” que luego llegarían de forma masiva al mercado. Las ventajas de los SSD las conocemos: simplemente con su instalación, un equipo viejo puede “revivir”, pues el tiempo de acceso se reduce exponencialmente y las velocidades se multiplican cinco o seis veces desde lo común en un disco duro.

Pero no sólo es una cosa de equipos que están sufriendo con la edad, también de equipos nuevos. Tanto Windows 10 como macOS High Sierra y Mojave ya no están pensados para funcionar con el lento acceso de los discos duros de toda la vida, y no es raro, particularmente en Windows, ver colapsar al sistema por demasiados procesos procesos en segundo plano que saturan la capacidad de lectura y escritura de un disco.

Los discos SSD ya no son una opción, y comprar un ordenador de sobremesa o portátil sin, al menos, uno de ellos, no es una buena apuesta de futuro. Recientemente, con la reducción de tamaño del formato SATA III a M2, los discos SSD con como RAM, y muchos fabricantes ofrecen dos slots.

Más allá de todos estos datos, es el momento de dar el salto a los discos SSD porque están bajando de precio como nunca antes (y recordemos que su precio siempre ha sido el gran impedimento respecto a los discos duros tradicionales). El motivo es, por una parte, una demanda estacional débil, pero por otra, que la oferta sigue creciendo y hay un exceso de stock en los almacenes que hay que liberar pronto. Un SSD de 240 GB comienza a verse por menos de 242 soles , y uno de SSD  450 GB puede verse por 550 soles , algo impensable hace años. Eso sí, no hablamos de los modelos con protocolo NVMe, sino de los tradicionales.

Lo mismo ocurre con la NAND 3D que se usa en el almacenamiento de los móviles, y que tan buenos resultados comerciales da a Samsung en sus resultados trimestrales. Esto puede hacer que veamos crecer la memoria interna de almacenamiento dentro de poco, dejando de lado finalmente los 32 GB como opción base de almacenamiento.