Menú

Japón tomará medidas de seguridad hackeando a sus propios ciudadanos

El gobierno japonés intentará acceder dispositivos conectados
IoT (Internet of Things, traducido al español Internet de la Cosas) en hogares y oficinas en todo el país del próximo mes como parte de los esfuerzos para mejorar la ciberseguridad.

La nueva ley, que podría durar hasta cinco años, fue aprobada el pasado viernes,

NICT (
National Institute of Information and Communications Technology, traducido al español Instituto Nacional de Tecnología de la Información y las Comunicaciones )
, es el responsable de este programa.

El programa se iniciará a mediados de Febrero como medida para luchar contra la creciente amenaza de las intrusiones de ciberseguridad.

Para ello usarán contraseñas comunes y diccionarios de contraseñas que trataran de ingresar a unos 200 millones de dispositivos, comenzando con cámaras web y routers.

Cuando tengan éxito en acceder a un dispositivo, el instituto se contactará con el propietario y se le recomendará que mejore las medidas de seguridad.

Objetivo

El único objetivo es que el Ministerio del Interior, pueda reducir el porcentaje de ataques informáticos obtenido el 2017 (54%).

Y la necesidad de mejorar en ciberseguridad en el periodo previo a los Juego Olímpicos de Tokio en 2020.

Debate sobre la privacidad

Algunos expertos advierten de que quienes llevan a cabo esos ciberataques “benignos” podrían acabar accediendo a datos privados o bien se pueda presentar un enorme honeypot para los hackers maliciosos.

Sin embargo, los responsables del NICT explicaban cómo todos los datos que se obtengan en estos accesos seguirán siendo privados y que el objetivo es precisamente que no se filtren datos de los usuarios sin su consentimiento.

Pero existe otro riesgo, que todos los datos acumulados. Por lo tanto acaben siendo un valioso botín para hackers maliciosos, no de los usuarios, sino del propio NICT