Microsoft ofrecerá un año más de actualizaciones en Windows 7 a algunos usuarios.

El final de Windows 7 se acerca. El próximo 14 de enero de 2020, el sistema operativo de Microsoft dejará de recibir actualizaciones de seguridad, lo que lo dejará expuesto a todas las vulnerabilidades que se descubran a partir de ahí. Sin embargo, aquellos que paguen podrán seguir recibiendo actualizaciones, y otro grupo de usuarios también las seguirá recibiendo.

 

Algunos usuarios empresariales obtendrán un año gratis de Windows 7

El Extended Security Updates (ESU) será el plan de actualizaciones que las empresas podrán contratar para Windows 7 cuando éste deje de tener soporte general. Las empresas podrán adquirirlo durante un periodo de tres años, con un precio que irá incrementándose anualmente. El primer año para los usuarios de Windows 7 Enterprise costará 25 dólares, el segundo 50, y el tercero 100. Para los usuarios de Windows 10 Pro, el precio será de 50, 100 y 200 dólares.

A partir de 2023, ya si que ni pagando será posible recibir actualizaciones extra. Los usuarios de Windows 10 Home no tendrán opción para contratar ningún plan de actualizaciones extra. Sin embargo, un nuevo grupo de usuarios seguirá recibiendo las actualizaciones para algunos usuarios en forma de promoción.

Así lo ha desvelado silenciosamente Microsoft, donde, como parte de una promoción, los usuarios de Windows E5 y Microsoft 365 E5, recibirán actualizaciones de seguridad gratis hasta el 31 de diciembre de 2020. La promoción se aplica a los clientes EA y EAS con suscripciones activas de Windows 10 Enterprise E5, Microsoft 365 E5, o Microsoft 365 E5 Security entre el 1 de junio y el 31 de diciembre de 2019. En el caso de cumplir con los requisitos, se obtendrá el suporte extra de actualizaciones gratis durante un año.

Windows 7 todavía tiene una cuota del 35%

Como vemos, Microsoft ha decidido abrir un poco la mano para facilitar la transición de Windows 7 en algunas empresas, donde el cambio de sistema operativo puede ser más costoso por temas de logística, o incluso puede generar incompatibilidades con algunos programas. Sin embargo, es una pena que los parches para Windows 7 vayan a seguir haciéndose de la misma forma que hasta ahora, pero los usuarios vayan a dejar de recibir el soporte de estos parches sólo por no ser usuarios empresariales, ya que a Microsoft no le costaría nada lanzarlos porque ya los tienen hechos.

Sin embargo, 11 años ya es un periodo de actualizaciones bastante largo para un sistema operativo, y Microsoft quiere forzar a que los usuarios opten por versiones más modernas como Windows 8.1 o Windows 10, donde con este último recopila valiosos datos de uso y estadísticas. Además, soportar sistemas operativos antiguos añade costes innecesarios, y con Windows 10 el soporte que recibirá el sistema no tiene todavía fecha de finalización, ya que conforme van lanzando nuevas versiones se va extendiendo el soporte para cada una de ellas.

Windows 7 sigue siendo el segundo sistema operativo más usado en todo el mundo, con una cifra cercana al 35%. Windows 10 hace ya meses que lo superó, pero todavía son cientos de millones de ordenadores los que dependen de Windows 7. Y si eso no cambia, en enero nos encontraremos con serios problemas.

Fuente: adslzone.net

 

Comments are closed.