La CIA fue la propietaria secreta del mayor proveedor de encriptación mundial: accedió durante años a mensajes enemigos y aliados

La Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos, más conocida como la CIA, fue propietaria en secreto en una asociación con la inteligencia de Alemania Occidental de una importante compañía suiza de fabricación de dispositivos de encriptación y líneas de comunicación seguras para agencias de espionaje de todo el mundo.

Para la CIA, haber estado detrás del mayor proveedor de cifrado del mundo fue “el golpe de inteligencia del siglo”

Y no es para menos tal afirmación porque, según la investigación de The Washington Post y la Televisión Pública Alemana ZDF que está revelando este escándalo, “estas agencias de espionaje manipularon los dispositivos de la compañía para poder romper fácilmente los códigos que los países usaban para enviar mensajes cifrados”.

Crypto AG vendió sus dispositivos a más de 120 países de todo el mundo

De acuerdo con los documentos a los que ha tenido acceso el medio estadounidense, el equipamiento de Crypto AG fue empleado por más de 120 países desde los años 50 del pasado siglo hasta bien entrados los años 2000.
Dos décadas después del inicio de su popularidad, a partir de 1970, tanto la CIA como la NSA y los socios de inteligencia alemanes se ocuparon de controlar prácticamente todos los aspectos de las operaciones de la empresa.

Los archivos no incluyen una lista completa, explican, pero identifican al menos 62 clientes encontrándose países como:
España, Argentina, Chile, Colombia, México, Venezuela, Italia, El Vaticano, Marueccos, Nigeria, Egipto, Iran, Irak, Japón, Qatar, Arabia Saudí, Korea del Sur, Vietnam, India e incluso Naciones Unidas.

Un poco de historia …

En la década de los 70, Crypto AG vendió miles de esas sofisticadas máquinas de encriptación.
En la región fueron instaladas en México, Argentina, Brasil, Chile, Uruguay, Perú, Colombia, Venezuela y Nicaragua.

Según los documentos desclasificados recientemente por el gobierno estadounidense –que comenzaron a liberarse en el gobierno de Barack Obama y continuaron con el de Donald Trump—el uso de estos dispositivos brindó información sobre acontecimientos históricos como el golpe militar chileno de 1973, el golpe en Argentina en 1976, el asesinato del canciller Orlando Letelier en Washington en 1976, la revolución sandinista y la guerra Contra en Nicaragua, apoyada por la dictadura argentina, y también la guerra de Malvinas.

Crypto AG fue creada por ingenieros suizos y proveyó de tecnología de cifrado a Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial, lo que le granjeó una gran fama entre los servicios de inteligencia y los ejércitos del planeta, convirtiéndose en fabricante y proveedor dominante de su particular sector durante décadas.

Durante años, la compañía ha sido acusada de vender equipos con una puerta trasera y de cooperar, precisamente, con la NSA y el Bundesnachrichtendienst, el Servicio Federal de Inteligencia de Alemania, heredero de la inteligencia de la República Federal de Alemania ya entonces conocida como BND. Sin embargo, los responsables de Crypto AG siempre han negado rotundamente estas acusaciones.

Crypto AG se liquidó en 2018. Entro en declive décadas antes, en los años noventa y tras el fin de la Guerra Fría, aunque sobrevivió gracias a rescates económicos de la CIA, de acuerdo con la información de The Washignton Post y ZDF. La empresa, comprada en 1970 por Washington y Berlín tras años de colaboración, habría llegado a su fin tras la salida de la misma de el Servicio Federal de Inteligencia de Alemania.

Fuentes de inteligencia occidentales han contado a los responsables de la investigación que la CIA, empleando efectivo de la operación “Rubicon”, compró secretamente una segunda compañía y respaldó a una tercera aunque se desconocen detalles sobre las mismas.

Fuente: genbeta

Comments are closed.