EnHacke
>

El troyano Duqu al descubierto

El troyano Duqu ha traído de cabeza a varias compañías de seguridad dado que podría ser muy peligroso, algunos lo denominan Stuxnet 2.0. Un grupo de programadores y analistas de seguridad han conseguido descifrar el lenguaje de programación del mismo, lo que permitirá crear técnicas que permitan el control del mismo y evitar su expansión.

Este malware es una variante del arma cibernética destinada a retrasar la capacidad de Irán para fabricar bombas nucleares, Stuxnet.

El anuncio de que el troyano Duqu estaba desarrollado en un lenguaje de programación ‘desconocido’ desató una tormenta de especulaciones entre expertos en malware y programadores de todo el mundo.

Después de aislar y analizar el troyano y tras la colaboración y sugerencias de centenares de programadores, los analistas de Kaspersky Lab dicen haber resuelto que el lenguaje no es nuevo aunque contaba con un alto grado de optimización y personalización, sin rastro de cualquier firma indicadora que pudiera dar pistas en el código de ensamblador que pudieran ser leídos como una huella digital.

Así, Duqu estaría escrito en lenguaje ‘C’ y compilado con el Visual Studio 2008 de Microsoft, aunque incluiría una extensión personalizada conocida como “OO C” para combinar programación orientada a objetos con C.

Por el lenguaje empleado, los investigadores aseguran que Duqu fue escrito por un programador o equipo profesional de la ‘vieja escuela’ que no confían en compiladores como C++. Además, C, es altamente portable a otras plataformas, un plus para un troyano malicioso.

Es seguro que fue realizado ‘por encargo’ con equipos distintos para su creación e infección aunque se desconoce su país de origen y su objetivo concreto. Se sigue pensando que en origen estaba destinado a robar información de infraestructura crítica, tales como centrales eléctricas, refinerías y oleoductos, utilizando una red de miles de ordenadores infectados, aprovechando una vulnerabilidad en sistemas Windows.

El análisis del código de Duqu parece descartar como creían los investigadores relación con Stuxnet a pesar de sus coincidencias. Y es un alivio porque se considera a éste como “el arma cibernética más sofisticada jamás creada”, seguramente en Israel, para piratear, sabotear y retrasar la capacidad de Irán para fabricar bombas atómicas. Un virus que llegó a infectar miles de equipos en 155 países.