Crisis sanitaria incrementa los ciberataques y la demanda de profesionales en Ciberseguridad

La transformación digital es un hecho irreversible y a su vez promete ser acelerada y estar protagonizada por las nuevas tecnologías que han cambiado nuestro modo de producción, consumo y comunicación. Esta revolución se alimenta de los datos que generamos todos los días; pero, así como se sigue incrementando el uso de la red, también crece el número de nuevas formas para usarla de manera fraudulenta.

El Centro Nacional de Inteligencia de España (CNI) ha comprobado que el incremento de ciberataques es uno de los “efectos inmediatos del Covid-19 que no ha sido generador de nuevos riesgos, sino un acelerador de tendencias”. Por ejemplo, la batalla por conseguir la ansiada vacuna ha generado una campaña de ciberataques contra el sector sanitario, la industria farmacéutica y los centros de investigación en todo el mundo. Según el CNI, esto tiene como objetivo “el robo de la propiedad intelectual e industrial de esa investigación”.

Por otro lado, el CNI también señala que la pandemia y el trabajo remoto han ocasionado que los ciberataques se multipliquen tanto en las empresas como en los organismos a través de las redes domésticas y los dispositivos personales de sus trabajadores, que en su mayoría cuentan con redes menos protegidas convirtiéndose en una vía de acceso al objetivo final.

Este aumento de ataques en la red anticipa el incremento de la demanda de profesionales especializados en ciberseguridad. Estamos ante un perfil cada vez más demandado. De acuerdo al último informe del Consorcio Internacional de Certificación de Seguridad de Sistemas de Información (ISC), solo en Europa se necesitarán 350,000 especialistas en el 2022; y a nivel mundial, la carencia de profesionales en el rubro alcanzará la cifra de 1,5 millones de vacantes para el mismo año.

La ciberseguridad es una salida con futuro y cada vez son más las personas que apuestan por especializarse en este sector con gran crecimiento profesional en los próximos años.

*Fuente: La Vanguardia

Comments are closed.