El ransomware siempre deja huella en las empresas

Una empresa nunca llega a recuperarse del todo después de un ataque ransomware, o al menos, nunca llegan a ser las mismas, según la encuesta de Sophos, Ciberseguridad: el desafío humano. Dentro de las principales consecuencias que este tipo de ataque genera, se encuentra la diferencia significativa en la confianza de los responsables de TI y en su enfoque contra las amenazas; pues el 17% de los directivos cuyas empresas ha sufrido este ataque señala que está “significativamente atrasados” respecto a las amenazas.

La mayoría de los CIO en el mundo consideran que están actualizados en cuanto a las amenazas de seguridad o que por lo menos se adelantan a ellas, en comparación al 28% que sienten estar un paso por detrás.

Por otro lado, en lo que respecta al enfoque de seguridad, el promedio mundial en cuanto a la distribución del tiempo dedicado a la seguridad se divide en: 45% es dedicado a la prevención, el 30% está dedicado a la detección y el 25% a la respuesta. El equilibrio que existe entre la prevención y la detección representa un enfoque sensato en ciberseguridad ya que teniendo en cuenta que dedicar mayor tiempo a las soluciones de respuesta frente a amenazas sugiere que no se han podido detener los ataques en sus fases iniciales.

Los datos de Sophos también señalan que, el 51% de los encuestados han sido víctimas de rescates en el último año y los cibercriminales lograron cifrar datos en el 73% de estos ataques. Estas amenazas exponen la necesidad que existe por parte de las empresas en encontrar y retener a profesionales calificados en ciberseguridad pues el 81% de los responsables de TI consideran que la contratación y retención de estos profesionales es un gran desafío.

El 55% de los encuestados afirmaron que la contratación y retención de personal calificado es una de sus prioridades durante los próximos 12 meses; mientras que, el 51% indica que su prioridad es minimizar el riesgo de un ciberataque, el 40% considera que lo prioritario es el aumento de estabilidad en la infraestructura y el 39% la mejora de la eficiencia y la escalabilidad operacional.

*Fuente: CSO Computerworld

Comments are closed.