Presupuestos de ciberseguridad crecerán por encima del 20% en este nuevo año

En el 2020, la planificación de miles de empresas se vio afectada por la llegada del Covid-19 y se convirtió en un año de continua adaptación. En consecuencia, y de cara al 2021, las organizaciones, independientemente de su tamaño, tienen como objetivo estar preparadas, ser más ágiles y mejorar sus procesos de adaptación. La compañía Devo indica 3 tendencias que marcarán el rubro de la seguridad informática durante el 2021, una de las áreas de negocio más afectadas durante los últimos meses.

El IoT seguirá aumentando la variedad de amenazas:

Con la llegada de la pandemia, el uso de los dispositivos conectados se ha incrementado considerablemente, generando que la seguridad de las compañías se vea afectada. La combinación entre IoT y el trabajo remoto ha elevado, aún más, la posibilidad de que las empresas sean víctimas de ataques. Según el SOC Performance Report realizado por Devo, el 70% de los profesionales de tecnología y seguridad consideraban como uno de los mayores problemas la falta de visibilidad en las infraestructuras de seguridad, situación que se ha visto afectada por la explosión del teletrabajo.

En el 2021, las plantillas de las empresas estarán más dispersas geográficamente, además, tendrán más equipos conectados, y más organizaciones se verán obligadas a migrar su data a la nube. Esto incrementará en un 29% el número de profesiones de tecnología y seguridad que utilicen funciones nativas en la nube, lo cual conllevará a un aumento en el número de amenazas.

Las empresas aumentarán su presupuesto para asegurar a los teletrabajadores:

Debido a la implementación del teletrabajo de forma generalizada, este año las empresas deben de mejorar principalmente su seguridad, más allá de los típicos sistemas de prevención de intrusiones o cortafuegos, que eran utilizados cuando la mayoría de los colaboradores ejercían sus labores desde la oficina. Antes de la pandemia, el 70% de los profesionales en el rubro predecían que la inversión en nueva tecnología aumentaría, esto con el objetivo de mejorar la seguridad.

Por ello, las compañías incorporarán portátiles y smartphones que cuenten con controles de seguridad corporativa; además, le exigirán a sus trabajadores la conexión a redes privadas virtuales (VPNs) al momento de conectarse a las redes corporativas. Asimismo, el uso de autenticación multifactor tendrá un crecimiento exponencial.

Para lograr estos cambios, las empresas tendrán que reasignar parte de su presupuesto a herramientas de seguridad nativas en la nube. No en vano, entre 2019 y 2020, los presupuestos de seguridad aumentaron casi un 20% y se estima que para este año, el crecimiento sea aún mayor.

El intercambio de información sobre amenazas será fundamental:

FireEye y Solarwinds fueron algunas de las brechas de seguridad que más titulares acapararon en el 2020 debido a su alto perfil. Estos acontecimientos lograron que muchas empresas reconocieran sus debilidades en materia de seguridad y que pusieran en valor la necesidad de compartir mejor la información sobre posibles amenazas.

Pese a que en el 2020 solo un tercio de las compañías priorizaran la integración de la información sobre amenazas; se espera que este año, el espectro de amenazas se vea incrementado de forma drástica, aumentando el sentido de comunidad y apertura en el sector con el objetivo de protegerse mejor.  Además, con esto se espera que el número de profesionales del rubro que afirmaban que una brecha de seguridad conllevaría pérdidas económicas o filtrados de información, se vea reducido significativamente debido a la implementación de centros de operaciones de seguridad.

*Fuente: It Reseller

Comments are closed.