¿Cómo evitar ser víctima del cibercrimen con el teletrabajo?

Con la implementación del trabajo remoto durante la pandemia del covid-19, el 70% de las empresas en Latinoamérica le han permitido a sus colaboradores que trabajen con sus dispositivos personales, lo que ha generado que la exposición a algún tipo de incidente cibernético, aumente considerablemente, según el estudio Estado del Riesgo Cibernético en Latinoamérica en Tiempos del COVID-19 de Microsoft y Marsh.

Pese a ello, la seguridad en acceso remoto es la primera prioridad solo para el 12% de los encuestados, y la segunda para el 7% de empresarios.

Por otro lado, solo la cuarta parte de las compañías que participaron del estudio incrementaron su presupuesto en ciberseguridad debido a la pandemia, mientras que el aumento del presupuesto para la protección de datos fue del 26%, y el 17% de las empresas cuentan con un seguro de riesgo cibernético.

Otro dato que nos indica el estudio es que, el 30% de las compañías percibieron un aumento de ataques cibernéticos como consecuencia de la pandemia, siendo la principal amenazas ataques como el phishing y la industria bancaria la más afectada con un 52% de incremento percibido.

Edson Villar, líder regional de consultoría en riesgo cibernético en Marsh, indica que: “Ahora que las empresas están más expuestas por el trabajo remoto y el uso de dispositivos personales, resulta preocupante que solo el 24% haya incrementado su presupuesto de ciberseguridad a raíz de la pandemia y que el 10% lo haya reducido, a pesar del notorio incremento de los ciberataques. Esperemos que esta situación cambie significativamente de cara a los próximos meses”.

Para cualquier empresa, migrar a la nube es el primer paso crítico para habilitar el trabajo remoto seguro, alcanzar una eficiencia operativa, abordar las limitaciones presupuestarias en tecnologías y acelerar la innovación; señala Marcello Zillo, Chief Security Advisor en Microsoft Latinoamérica.

Además, agregó que se debe capacitar a los colaboradores en situaciones de simulaciones de ciberataques, con el fin de probar las políticas y prácticas de seguridad digital. Esto también ayudará a que la cultura de ciberseguridad se extienda en la empresa.

*Fuente: El Peruano

Comments are closed.