Ciberseguridad en las sucursales bancarias

Desde su aparición hace ya, más de un año, la Covid-19 ha generado un proceso de cambio a nivel mundial, en el que se incluye un aumento en la adopción de tecnología digital que, según algunas estimaciones, hubiera tardado quizá una década en madurar. De manera repentina todo el mundo se vio en la necesidad de incorporar hábitos digitales en casi todos los aspectos de la vida: trabajo, entretenimiento, compras, trámites, etc.

Dentro de las preocupaciones que tienen las empresas de todo tipo, tamaño y sector, una de las que más impacienta es cómo pueden mantener protegidos los datos personales y la información sensible de sus clientes que confían en ellas para realizar sus transacciones cotidianas a través de sus diversos canales y plataformas los cuales, en muchos casos, son digitales.

Los países que lideran el ranking de los que han sufrido más ciberataques por año son: Estados Unidos, Reino Unido y México; y el sector que más sufre es el financiero, estas instituciones pueden verse afectadas con pérdidas billonarias, como sucedió con el ataque del malware Cobalt y Carnabak.

La vulnerabilidad se vuelve más compleja y crítica cuando se trata de los bancos y entidades financieras, pues tienen múltiples frentes que deben cubrir. Se ven expuestos a diversos ataques y las consecuencias potenciales para sus clientes y sus operaciones, el tipo de aproximación y el enfoque que se hagan del problema se convierten en un asunto clave.

Los ataques dirigidos a blancos específicos son una de las amenazas con mayor potencial de daño para una institución financiera, ya que estos pueden dañar severamente la reputación de la institución financiera y la confianza de sus clientes en el servicio que les brindan. Por otro lado, a este complejo escenario también se le suma el teletrabajo que vienen realizando los empleados bancarios, lo que significa otra posible ventana de acceso a las redes de la organización para cibercriminales de todo tipo.

Finalmente Élida Policastro, vicepresidenta regional de la División de Ciberseguridad de Auriga, explica que: “Hasta ahora los bancos han utilizado soluciones de tecnologías eficaces, pero centradas en el mundo TI y diseñadas para dispositivos endpoint (portátiles, ordenadores de mesa, móviles). En el actual escenario esto resulta insuficiente.”

*Fuente: Cuadernos de Ciberseguridad

Comments are closed.