¿Cómo evitar ser víctima de un ciberdelito?

En la actualidad más de 4,800 millones de personas están en línea en su día a día, esto supone que más de la mitad de la población mundial vive con altos niveles de automatización y programación, controlando todo desde un celular, una tablet o laptop, nos hemos vuelto dependientes digitales para estudiar, trabajar y divertirnos.

Sin duda la transformación digital ha traído enormes oportunidades, sin embargo también nos mantiene expuestos a peligros, amenazas y riesgos desconocidos como los ataques cibernéticos o ciberdelitos.

La División de Investigación de Delitos de Alta Tecnología (Divindat) de la Policía Nacional del Perú indicó que, de enero a noviembre del 2021, se recibieron 14,964 denuncias por delitos informáticos en el país y cerca de 8,000 fueron en Lima Metropolitana.

La ciberdelincuencia no tiene fronteras físicas y los ataques digitales pueden afectar la rentabilidad, productividad o reputación de las empresas así como las cuentas bancarias, compras en línea, redes sociales de los ciudadanos en general. Los ciberdelitos más comunes son: pishing, smishing, sim swap, ransomware, malware, vishing, grooming, entre otros.

Ante este panorama se hace imprescindible conocer sobre ciberseguridad para tener un comportamiento responsable y seguro en la red, ya que son las personas las que deciden ingresar a un link sospechoso por curiosidad, abrir un archivo adjunto de un mail infectado, utilizar una red desprotegida en un equipo con información importante o descargar un software de dudosa procedencia.

Héctor Delgado, docente de la Carrera de Tecnologías de la Información de Idat, brindó 5 consejos que debemos tomar en cuenta ante estas nuevas formas de crimen digital y así evitar ser víctimas de un ciberdelito:

  • Leer con mucho cuidado el correo o mensaje y no reaccionar con temor, miedo o sorpresa. Los cibercriminales justamente quieren provocar pánico a su víctima con una alerta de estafa u operación desconocida para que entre rápidamente al enlace fraudulento.
  • Revisar el remitente, de donde ha sido enviado el mensaje o correo y cuál es la dirección electrónica. Si recibe una comunicación sospechosa, de su banco por ejemplo, llame o escriba a la entidad bancaria para verificar esta información.
  • No abrir archivos desconocidos, no dar contraseña o DNI por enlaces ni dar click en links de direcciones de dudosa procedencia, en su lugar inmediatamente comuníquese con la entidad a través de sus canales oficiales: teléfono o chat.
  • Usar software legal y aplicaciones oficiales dado que permiten actualizaciones o parches de seguridad, que van saliendo al mercado periódicamente, para que nuestros dispositivos no sean vulnerables a otros tipos de ataques. El software pirata puede infectar nuestros equipos con malware, el cual viene por dentro con programas diseñados para capturar la información de nuestros equipos y enviarla a algún servidor por internet. De esta manera, los cibercriminales obtienen todas nuestras contraseñas para cometer sus delitos.
  • Una protección básica es tener un buen antivirus instalado y actualizado en el equipo en el que hacemos nuestras operaciones ya que puede detectar el software malicioso (malware) y bloquearlo.

Finalmente, es necesario contar con la asesoría de profesionales técnicos que puedan reconocer las amenazas, proteger los equipos, monitorear, analizar e implementar controles de seguridad utilizando para ello tecnologías de seguridad informática y difundiendo una cultura de ciberseguridad.

*Fuente: Gestión

Comments are closed.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies